El año 2020 nos ha presentado nuevos retos, en todos los ámbitos de la vida. La propiedad horizontal, la vivienda y la construcción han sido sectores que han reflejado un cambio drástico en su forma de operar.

Las personas, El Ministerio de Salud y los nuevos decretos han concentrado su atención en gran parte a la propiedad horizontal. Esto, debido al aislamiento preventivo que nos obliga a estar en casa y a optar por nuevas medidas y reglamentos para mantener la vida en comunidad de la forma más segura.

Esta atención que se ha generado al interior de las copropiedades ha proporcionado mayor compromiso tanto en las personas que gerencian y lideran la propiedad horizontal (administradores y consejeros), y de los que viven y residen en ella (residentes y propietarios).

Hoy las copropiedades afrontan nuevos retos, esto se evidencia en la necesidad de realizar cambios en la toma de decisiones, en la digitalización de los procesos repetitivos y en la búsqueda de nuevos mecanismos para mantener una comunicación efectiva en toda la comunidad.

Estos cambios se han generado principalmente en tres áreas de la comunicación. En la comunicación interna, en la comunicación externa y en la implementación de los canales digitales.

Para empezar a desarrollar cada área de la comunicación es pertinente conocer que se desarrolla en cada una de ellas. Por tal motivo, a continuación te compartimos una breve definición de cada una.

  1. La comunicación interna: Se enfoca en trazar parámetros y mecanismos para que la información, las noticias y la toma de decisiones pueda llegar a cada miembro de la copropiedad. Para mantener este tipo de comunicación, es necesario optar por plataformas digitales, medios impresos o reuniones virtuales.
  2. La comunicación externa: Determina los parámetros y medios de comunicación para conectarse con las personas o empresas externas a la copropiedad. Tales como; proveedores, visitantes, correspondencia y domiciliarios.
  3. Los canales digitales: Permiten que la comunicación interna y externa pueda ser transmitida a las personas y empresas que tienen relación con la copropiedad de forma fácil y rápida. Utilizar el correo electrónico, crear equipos virtuales, valerse de herramientas digitales para ayudar a los residentes a resolver problemas por su propia cuenta, reemplazar el uso de papel por procesos digitales, son algunas formas de optar por canales digitales de comunicación.

Anteriormente, no era necesario que estos tres canales de comunicación se comunicaran entre si, ya que las copropiedades podian optar por dos o uno de estos canales. Si bien, sus resultados no eran los mejores, permitian trasmitir la información básica.

Desde el año 2020, la propiedad horizontal ha tenido que avanzar en su forma de comunicar y tomar decisiones, utilizando los canales digitales e involucrando en ellos la comunicación externa e interna.

Es sorprendente cómo ha cambiado la forma de tomar decisiones en las copropiedades, esto solamente es el principio de muchas formas para mantener una comunicación acertada y conectada.