Desde el 1 de septiembre el gobierno decretó una nueva forma de vivir, ahora el aislamiento es selectivo y responsable. Esta medida tiene como finalidad generar un aumento de la economía colombiana, ya que se prevé que el PIB decaiga en un 5,5% este año, debido a los cinco meses anteriores que han generado el cierre de muchas empresas, locales, establecimientos y trabajos.

El aislamiento selectivo se compone de la responsabilidad de cada persona, donde la reapertura de la vida social debe ser cautelosa y consciente. Es decir, es importante continuar con los protocolos de bioseguridad e indagar sobre síntomas y cantidad de reuniones antes de ver a alguien o asistir a alguna reunión.

¿Por qué se denomina aislamiento consciente y responsable?

La tarea para detectar los próximos casos de contagio se realizará entre el MinSalud y los ciudadanos. A través del PRASS. Esta estrategia consiste en que cualquier persona que presente síntomas de COVID, debe informar inmediatamente a todas las personas con las que tuvo contacto, luego, debe llamar a su EPS o a la secretaría de salud. La EPS o la línea de emergencia deberán proporcionarle una incapacidad de ser necesario y reportar sobre un posible caso de contagio. Si el paciente cuenta con todos los síntomas se le deberán realizar los exámenes pertinentes y tanto él, como las personas con las que haya tenido contacto deberán aislarse de forma voluntaria.  

Si los posibles contagiados se aíslan con solo tener alguna sospecha, esta estrategia podría reducir la propagación del virus en un 80% sin necesidad de realizar un aislamiento obligatorio que frene y azote la economía del país. Estudio proporcionado por The Lancet

Es importante realizar esta estrategia tanto en empresas, trabajos y en la vida social. Por lo cual, es fundamental que la propiedad horizontal continúe desarrollando medidas de prevención y cuidado.

Es por eso, que a continuación comparto algunas estrategias que pueden ser implementadas en la propiedad horizontal para mantener la seguridad de los residentes, administradores y colaboradores:

  • Realizar aseo y limpieza de las zonas comunes de forma frecuente.
  • Evitar la entrada de domiciliarios a la copropiedad.
  • Enviar medidas de prevención por email a los residentes.
  • Actualizar a los residentes sobre la forma de comunicarse durante lo que queda de año.
  • Realizar asambleas virtuales.
  • Realizar reuniones de forma virtual.
  • De abrir las áreas sociales, determinar horarios, cantidad de personas y estipular una hora para realizar una limpieza de cada área.
  • Mantener la distancia de 2 metros entre residentes.
  • Generar conciencia en los residentes y evitar en lo posible las reuniones, fiestas y aglomeraciones.

Ahora que nos encontramos en la reincorporación de trabajos y de la vida cotidiana, es fundamental trazar estrategias que promuevan el aislamiento selectivo y responsable de los residentes. Por tal motivo, es pertinente que el administrador y los consejeros promuevan la tecnología y el contacto virtual como medida de cuidado.