Vivimos en un mundo cada vez más entrelazado e interdependiente, unidos por una economía global, lo cual ha sido posible en gran parte gracias a los adelantos tecnológicos, en particular los avances relacionados con el área de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TICs).

Las organizaciones actuales a nivel mundial, empiezan a valorar cada vez más la importancia del capital tecnológico, es decir, de poseer plena confianza y entendimiento de la tecnología que adquieren y en saber cómo aplicarla de manera óptima. Pero igualmente importante les resulta incorporar valor agregado a la tecnología asimilada a través de una combinación de experiencia, investigación e innovación.

En el contexto de un mundo globalizado y de competencia creciente, el fenómeno tecnológico emerge como factor definitivo y determinante para la diferenciación del administrador de propiedad horizontal moderno, el desarrollo de nuevas habilidades y perspectiva de la administración de propiedad horizontal como un entorno empresarial.

El mundo de hoy ha generado la construcción de estrategias más funcionales, son garantes del avance de las comunidades con un entorno más tecnológico y de multitarea para la realización del objeto social y el crecimiento de las comunidades.

La transferencia gradual y la evolución de las tecnologías, obligan a que el gerente de propiedad horizontal (administrador) este en constante capacitación, de los avances de la tecnología.

El administrador de hoy debe aprovechar los procesos de transferencia de tecnología que implican el aprovechamiento de las innovaciones de las personas, así como el reto de asimilar tecnologías existentes para añadir valor al desempeño de su función.

La tecnología, adecuadamente orientada, incide directamente en una mejor calidad de vida de los integrantes de una sociedad, de una comunidad y de una copropiedad.

El gerente de la propiedad horizontal debe adaptarse a los cambios y poder adaptarlos a las comunidades que lidera para realizar una función más efectiva y eficiente.

Los cambios son el desarrollo de nuevas habilidades y del crecimiento de una comunidad y el administrador moderno debe acoplarse a estos cambios para no estar relegado.

Autor: Eduardo Palacio