En años recientes hemos visto como las mejoras tecnológicas han contribuido al impulso de la competitividad en diversos sectores. Día a día surgen soluciones innovadoras a problemas que llevaban tiempo pidiendo ser resueltos. La tecnología llegó para quedarse y, actualmente, diferentes compañías apuestan por mejorar la calidad de vida de las personas a través de soluciones tecnológicas.

El rol de los emprendedores es clave en este proceso. Ellos dedican buena parte de su tiempo a entender las dificultades que tienen personas o empresas a la hora de ejecutar tareas. Una vez identificado el problema se construye una solución, normalmente tecnológica, que va evolucionando con el tiempo. En ese camino se apoyan de inversionistas que les ayudan a financiar sus equipos y/o materiales a cambio de una participación en su compañía.

Colombia no es la excepción en este aspecto. El ecosistema de emprendimiento es cada vez más fuerte, con más instituciones, inversionistas y emprendedores involucrados. Rappi se encargó de abrir el camino para que inversionistas extranjeros se fijaran en nuestros emprendimientos y hoy son muchos los que han recibido inversión. El panorama es prometedor, en 2019, compañías latinoamericanas recibieron 4.6 billones de dólares de inversión, más del doble comparado con la cifra de 2018. (link: https://news.crunchbase.com/news/report-vc-funding-in-latin-america-more-than-doubles-to-4-6b-in-2019/). Según el reporte, Colombia representa aproximadamente 8.2% de los pactos de inversión, ello significa que, de 100 tratos cerrados, 8 corresponden a compañías colombianas.

Como mencioné en un artículo anterior (link: https://www.practico.com.co/retail/retail-autonomo/), ya no es necesario esperar años para poder gozar de los adelantos tecnológicos en los países latinoamericanos. Día a día surgen iniciativas tecnológicas apuntando a resolver problemas o eficientar la forma en que los resolvemos. En adelante trataré de profundizar específicamente en las posibilidades de mejoría de calidad de vida que la tecnología trae para las unidades residenciales.

Hoy, las unidades residenciales tienen la posibilidad de tener un modelo de vigilancia remota en donde una empresa monitorea los predios a través de cámaras. Varios edificios han apostado con éxito por este modelo dado que reduce, en buen porcentaje, la cuota de administración a los copropietarios. Actualmente este modelo puede ser potenciado con sistemas de apertura de puertas de parqueaderos y demás zonas comunes, a través de una aplicación. Adicionalmente, a través de la aplicación se pueden gestionar los pagos de servicios públicos, administración, uso de zonas comunes, entre otros.

Con los protocolos de seguridad requeridos a raíz del COVID 19, el aforo en áreas comunes requiere control por parte de la administración. Esta tarea se puede delegar en la visión artificial que permitirá identificar, en tiempo real, cuántas personas están dentro de un determinado recinto. Así, el algoritmo de visión artificial enviará una señal a la aplicación para que no permita la apertura de determinada puerta debido al máximo aforo. Por otra parte, los procesos de asamblea y votación de iniciativas pueden ejecutarse de forma virtual a través de plataformas como Propiedata. Este tipo de tecnologías permiten continuar con las actividades propias de las unidades residenciales, reduciendo al máximo la exposición al contagio del virus. Todo lo anterior, sin incrementos considerables en los costos, que es una variable importante a la hora decidir acerca de la implementación.

Por el lado del abastecimiento de productos, las personas necesitan alternativas seguras de compra. Es ideal evitar al máximo salir de sus edificios y tener contacto con otras personas u objetos. Una alternativa son las diferentes plataformas de e-commerce en donde actualmente es posible comprar todo el mercado y recibirlo en la puerta del edificio. Sin embargo, el inconveniente radica cuando se trata de compras pequeñas, no solamente por el costo que implica sino también por el tiempo de entrega.

Con esa necesidad en mente, Práctico (link: www.practico.com.co), una compañía de tecnología 100% colombiana, lanzó recientemente al mercado una nevera inteligente. Esta permite a las personas acceder a productos de reposición de mercado dentro de su edificio o unidad residencial, sin importar la hora. El usuario abre la nevera y ejecuta los pagos desde una aplicación lo que evita el uso de efectivo y contacto físico con otras personas. Una vez abierta, lo único que se necesita es tomar los productos y cerrar la puerta. La tecnología permite que la nevera identifique los productos retirados y los cobre automáticamente dentro de la aplicación. La administración podrá prestar este beneficio de forma gratuita, recibiendo incluso una retribución por el uso del espacio de la nevera.

(link cómo funciona: https://www.youtube.com/watch?v=86p-cCw7gag).

Las posibilidades son múltiples y tenderán a seguir creciendo en la medida que más emprendedores entren al mercado. Las unidades residenciales deben estar abiertas a probar iniciativas que les permitan traer beneficios a sus residentes sin incrementar los costos en que incurren. La tecnología es un aliado en este camino que apenas está mostrando el potencial con que cuenta. Es probable que en pocos años veamos muchos más adelantos en pro de la calidad de vida de las personas.

Por Felipe Rivera Reina.

Emprendedor en Estratek, fundador de Práctico y director para Colombia de Founder Institute.

https://www.linkedin.com/in/feliperiverareina/