A partir del 1 de septiembre en Colombia se dio apertura a una nueva fase para combatir el contagio del COVID-19, virus que ha afectado gran parte la economía del país.

Es por ello que el Gobierno emitió el decreto 1168 donde se establecen nuevas medidas y restricciones para la reincorporación de las actividades sociales, promoviendo el aislamiento y contacto responsable.

La propiedad horizontal no se queda atrás en esta nueva realidad. Si bien, los cinco meses anteriores sirvieron para crear mecanismos de prevención y organizar la reapertura de muchos trabajos y actividades. Ahora es fundamental implementar nuevas medidas para prevenir el contagio, el cual puede generarse a raíz del aumento de los accesos, ingresos y visitas en las copropiedades.

Es por esto, que a continuación te comparto 6 formas para realizar un aislamiento responsable en tu copropiedad:

  1. Limpieza en las áreas sociales: Es fundamental realizar protocolos de desinfección en las áreas sociales como lo son; el vestíbulo, los ascensores y los pasillos. Aumentar aún más el aseo e incentivar a los residentes a continuar utilizando el tapabocas y el lavado de manos a la hora de ingresar y salir de la copropiedad.
  2. Las visitas: Al no estar tan restringido el número de visitantes por apartamento, es importante dar seguimiento a los accesos e ingresos. Ya que este tipo de actividad social puede generar en algunos casos aglomeraciones o contagio. Para evitarlo, es necesario realizar seguimiento, control y conciencia en los residentes.
  3. Crear conciencia: Uno de los mejores mecanismos para mantener a todos los miembros a salvo, es crear conciencia y responsabilidad en cada uno de los residentes. Para ello, es importante que el administrador pueda comunicar las nuevas medidas que componen el aislamiento selectivo y proporcionar algunos consejos para cuidar y prevenir a cada miembro de la copropiedad.
  4. La comunicación digital: Promover la comunicación virtual es fundamental en esta etapa, ya que ayuda a evitar el contacto con los residentes o las reuniones presenciales que pueden ser realizadas por medio de herramientas tecnológicas.
  5. Seguimiento: Estipular una día para hacer control de todos los mecanismos implementados es una alternativa para medir la efectividad de las campañas realizadas.
  6. Plan de acción: Trazar un plan y proyecciones sobre posibles acontecimientos, permite a la copropiedad mantener la seguridad de cada residente en caso de haber un aislamiento obligatorio en el futuro.

La propiedad horizontal enfrenta nuevos retos, mantener las medidas de prevención a medida que cada persona se incorpora en las actividades sociales. El virus aún está y ahora es esencial aprender a vivir con él. La conciencia y la responsabilidad de cada persona son el principal motor para que la vida en las copropiedades sea segura, es por esto, que para lograrlo es fundamental que los administradores y consejeros promuevan el aislamiento responsable, la virtualidad y el respeto en su comunidad.