La digitalización en la administración de la propiedad horizontal ha llegado para quedarse, la tecnología simplifica los procesos repetitivos, mantiene una comunicación constante entre los miembros de la copropiedad y mejora la toma de decisiones por medio de estadísticas y proyecciones financieras. No obstante, para sacar provecho de las herramientas tecnológicas es necesario contar con un líder que pueda incorporar nuevas formas de administrar y mejorar la convivencia de su comunidad; este líder es el administrador de propiedad horizontal.

El administrador es el encargado de conectar tanto a los residentes, miembros del consejo y colaboradores de la copropiedad con los acontecimientos y mejoras de la propiedad horizontal; procurando una buena gestión de los recursos, manteniendo la satisfacción de la comunidad y rigiendo su labor mediante la Ley 675 del 2001.

¿Qué cualidades debe tener un administrador de propiedad horizontal?

A continuación menciono algunas de las cualidades que ayudan tanto al administrador como a la comunidad, logrnado un trabajo más conectado e innovador.

  1. Desarrolla sus habilidades sociales y comunicativas: Cuenta con habilidades tales como; liderazgo, inteligencia emocional, empatía, tolerancia al cambio, por sólo mencionar algunas.

Fomentar este tipo de personalidad social, permite al administrador mantener una cultura colaborativa de trabajo con los miembros del consejo, solucionar los inconvenientes de los residentes de forma empática y brindar un espacio de trabajo agradable para los colaboradores de la copropiedad.

2. Mejora sus habilidades duras: Es importante que el administrador de propiedad horizontal cuente con experiencia administrativa, conozca la ley 675 de 2001 y desarrolle sus habilidades gerenciales y las mantenga en constante evolución. Por ende, debe estar comprometiendo en mejorar sus habilidades e incorporar nuevo conocimiento a su experiencia.

3. Desaprende, aprende y reaprende: Esta cualidad se ve reflejada cuando el administrador busca nuevas alternativas y mecanismos para mejorar el trabajo, los procesos y la comunicación de la copropiedad. Para lograrlo, es necesario que el administrador sea tolerante al cambio y este dispuesto a aprender de otras personas. Este cambio genera nuevos métodos que se verán reflejados en mejoras dentro de la copropiedad.

4. Incorpora la tecnología en su copropiedad: Es necesario para el administrador de propiedad horizontal contar con herramientas tecnológicas que le sirvan como aliados a la hora de administrar su copropiedad. Esto le permitirá automatizar las tareas repetitivas, mantener una comunicación constante con los residentes, tomar decisiones basadas en estadísticas y proyecciones, mantener segura la información de la copropiedad a través del almacenamiento en la nube y realizar reuniones de forma virtual sin ningún inconveniente.

5. Es un visionario: Es una persona que a través de su creatividad, liderazgo, innovación e imaginación puede anticiparse al futuro. Tomando decisiones acertadas en el momento justo, para así mejorar la administración de su copropiedad o para trazar un plan de acción claro antes de que surjan acontecimientos que puedan afectar a la propiedad horizontal.

La propiedad horizontal es un sector que está en constante cambio, en ocasiones por el entorno macroeconómico que obliga a las copropiedades a realizar nuevos métodos para seguir administrando y comunicarse dentro de su comunidad. Es por esto, que es necesario contar con administrador que desarrolle habilidades para liderar la propiedad horizontal y mantener así en constante evolución su organización.