El año 2020 ha sido trascendental en la economía mundial. Si bien, la llegada inesperada del COVID-19 ha traído consigo; caos, enfermedad y poca estabilidad para muchas empresas y sectores. Hoy, el teletrabajo, la virtualidad y la reingeniería de muchos procesos han generado un cambio que llegó para quedarse, la propiedad horizontal es un ejemplo de esto.

La administración desde casa, reuniones no presenciales, la citofonia virtual y las asambleas virtuales son solo algunos de los cambios que han llegado para quedarse. Estas han sido herramientas que han logrado comunicar y mantener a salvo a los administradores, consejeros, residentes y a quienes hacen parte de una copropiedad.

Pero… ¿Qué viene para el año 2021? ¿Estos cambios serán permanentes o temporales? ¿Los administradores y residentes prefieren la comunicación virtual? Estas son algunas de las preguntas que más han realizado en estos últimos meses del 2020.  

En el último comunicado emitido por el Presidente Ivan Duque informó que el  aislamiento preventivo fue prolongado hasta el 28 de Febrero del 2021. El Ministerio de Salud el 25 de Noviembre informó que a la fecha hay 57.260 casos activos por Covid-19 y se prevé que solo hasta el 2022 casi toda la población colombiana tendrá acceso a una vacuna contra este virus.

¿Estas noticias cómo afectan a la propiedad horizontal? En general, ¿Esto significa que para el 2021 continuaremos buscando e implementando la comunicación virtual? Como medida de prevención y cuidado.

Si bien, la virtualidad ha tenido un aumento exponencial debido a la situación de pandemia que hoy vivimos. Hoy, es una alternativa que también facilita la vida de los administradores, consejeros y residentes.

La virtualidad ha permitido acelerar un cambio que ya se veía venir; los pagos virtuales, el envio y solicitud de PQRS por medio de los dispositivos digitales, las asambleas no presenciales, las plataformas administrativas han evitado los procesos manuales, el desplazamiento para asistir a reuniones y la pérdida de tiempo a la hora de resolver algún conflicto de forma presencial.

La no presencialidad nos acompañará en el año 2021, facilitando muchos procesos y conectando a cada residente o propietario desde cualquier parte del mundo. Hoy, muchos administradores y residentes prefieren la digitalización para pagar sus obligaciones, estar al tanto de los acontecimientos de la copropiedad y tener contacto directo con los colaboradores.

Por eso, es importante que busquemos nuevas formas de administrar y comunicarnos, aprovechando que ahora es el mejor mecanismo y que casi todas las personas consideran la no presencialidad como la mejor alternativa. Así, podemos acostumbrarnos a nuevas alternativas que beneficien no solo hoy y mañana a todos si no que sean nuevos procesos que se queden y perduren en el tiempo.

De esta forma, el administrador y los consejeros podrán destinar más tiempo a las tareas que requieren de la empatía, las habilidades blandas y una comunicación más cercana con los residentes; esas tareas que solo pueden ser realizadas por los humanos y no por las máquinas.