Si algo nos ha enseñado el año 2020 es que la forma de comunicarnos y tomar decisiones puede cambiar en el momento menos esperado. Esto se ha visto reflejado en nuevas formas de reunirse, trabajar y hasta votar; lo que tienen en común estos avances es que todos se realizan de forma virtual.

Si bien, el teletrabajo y las reuniones virtuales tuvieron un aumento impresionante en este año debido a la urgencia y necesidad de evitar la presencialidad, esto, como la mejor alternativa para prevenir el contagio del COVID-19. Ahora, después de que muchas empresas, cooperativas y asociaciones optaran por plataformas digitales para no aplazar la toma de decisiones e intentar mantener la “normalidad” en sus organizaciones se han dado cuenta que la tecnología llegó con nuevos avances y cambios; un ejemplo de ello son las asambleas virtuales.

Las asambleas virtuales han revolucionado la forma de decidir, votar, involucrar, participar y revisar los resultados de las decisiones. Esto se ha reflejado en los resultados obtenidos en las juntas directivas.

Es por esto, que quiero mencionarte algunos de los puntos clave que hacen de las asambleas virtuales una herramienta fácil e innovadora a la hora de realizar reuniones no presenciales.

  1. Su innovación: Las asambleas no presenciales cuentan con una plataforma que permite enviar invitaciones y recordatorios de forma automática. Así, convocar a la asamblea dejará de ser un trabajo tedioso y repetitivo.

Durante la asamblea, los participantes pueden verificar el quórum y el porcentaje de asistencia en tiempo real, cada votación y postulación se realiza en la plataforma sin salir del lugar y sus resultados se observan de forma automática por medio de estadísticas y gráficas.

Al finalizar la reunión, la empresa recibirá reportes en audio, video y formato escrito de todos los resultados que se hayan obtenido durante la ejecución de la asamblea. De esta forma, los resultados se mostrarán y podrán ser verificados de forma fácil y sencilla.

2. Facilidad a la hora de decidir: Uno de los puntos favoritos de las personas que ya han participado de una asamblea virtual es lo fácil e intuitivo que es participar, votar e intervenir. Desde la comodidad de su casa, oficina o en cualquier parte del mundo cada participante puede conectarse con su organización desde su computador, ingresar desde el buscador o correo electrónico y comenzar a decidir.

Esto genera mayor participación e intervención por parte de cada colaborador, haciendo de las asambleas una reunión mucho más fácil.

3. Transparencia: Al poder observar cada resultado en tiempo real y por medio de gráficas y estadísticas. Las asambleas virtuales se convierten en una alternativa que promueve la transparencia, confianza y seguridad de cada decisión tomada.

Las asambleas virtuales llegaron para quedarse; ya que promueven la asistencia, la satisfacción de cada participante, la optimización del tiempo y de los recursos. Haciendo de esta, una alternativa que facilita la realización de las juntas directivas y las reuniones.
Conoce más de las asambleas virtuales exitosas en Propiedata.com